La Veintitrés
Compartir en redes sociales

Dos pasos y la gloria

Esteban Jaramillo Osorio 

No vale la pena hablar de Panamá. Como equipo, poco o nada. Colombia pasó de largo con autoridad, con seriedad en la competencia, sin entrar en el juego propuesto, físico de fricciones, con asistencias preciosas y goles de lujo y, lo más importante, para clasificar sin averías en su nómina, sin lesiones o expulsiones. 

El partido, el esperado. De trámite. Para convertirse como todos los jugados hasta ahora en la Copa América, en un cantico de felicidad del pueblo. Colombia fulminante, a media marcha, velando armas para el próximo partido, no corrió tras el balón, se recreó con él, lo socializó con juego colectivo. Su ruido, con permanente aroma de gol, fue música para los oídos. El talento expuesto sin presiones, metidos los jugadores en el partido, como James en aquella asistencia maravillosa que selló Lucho Díaz con su clase, en el mejor gol de la jornada. O el pase en globo de Quintero, con el juego liquidado, para darle vida al penalti sancionado contra Arias. Los dos últimos, con Borja, aprovecharon el corto vuelo que les dio Lorenzo, para justificar su convocatoria. 

Colombia descubrió hace rato el remedio para sus males pasados, cuando deambulaba sin victorias, sin goles y eliminado. Halló las zonas de remate con futbol elaborado.  Córdoba es un puntal en el ataque, con movimientos continuos, para ganar por amplio margen, frente a sus compañeros, su lucha por el puesto. Por su presencia en el gol, es rematador, no se discute. 

El éxito temporal de Colombia, que arrasa y en ocasiones golea, no es un accidente. Es la consecuencia de una fuerza motivadora que llega desde las convicciones del entrenador, sin desbordes en la euforia. Sin protagonismo, más allá del que les corresponde a los futbolistas, para su invicto y su impecable campaña. Cada partido es un masaje reconfortante de dos horas, con delicias con la pelota y fantasías de sus jugadores. 

Pero, para llegar al título siempre hay sufrimientos.Los representa esta vez Uruguay, el agresivo rival del próximo partido, que juega, muerde y pelea. Colombia llega a este trascendental partido, con la necesidad de explorar formas para imponer el futbol nuestro que se caracteriza por el respeto al balón, el que convierte en instrumento de lujo. La fuerza contra la destreza. Bueno será que el cinco a cero de esta vez, no desborde con triunfalismo la campaña. No exceda la confianza, no sobredimensione sus efectos ni sucumba al veneno de la adulación. 

Dos rivales encumbrados nos esperan, para demostrar que lo realizado hasta ahora no es solo fachada. Que es la reconfortante imagen de un cambio. Sin sustos ha marchado el proyecto que los aficionados sueñan y que esperan termine en un ruidoso, reconfortante y reconocido triunfo. Por la alegría del pueblo. Esteban J.

Columna de opinión

Las opiniones expresadas en las columnas de opinión son de exclusiva responsabilidad de su respectivo autor y no representan la opinión editorial de La Veintitrés.

Sigue leyendo

Caldas

Hallan 137 kilos de marihuana escondidos en una bodega en Villamaría

En una operación conjunta realizada por la Policía Metropolitana de Manizales, el Ejército Nacional y la Fiscalía General de la Nación, se llevó a cabo un importante allanamiento en el municipio de Villamaría, Caldas. Durante esta acción, se logró la incautación de 137 kilos de marihuana, encontrados ocultos en una bodega del sector .

Leer más »