La Veintitrés

Ledin María Franco celebra entre girasoles que ya tiene el título de propiedad de su finca

Compartir en redes sociales

De la mano de la Agencia Nacional de Tierras logró su propósito y hoy solo tiene agradecimiento, ya que fueron más de 30 años de lucha.

La Reforma Agraria en el departamento de Caldas sigue dando sus frutos y el caso de Ledin María Franco Morales es una muestra de ello.

Y es que luego de 32 años de vivir en su finca en la vereda El Espartillal, de Manizales, pudo por fin tener el título de propiedad de este predio, lo cual se había convertido en una lucha titánica, tal como ella misma lo relata.

“Esta finca fue adquirida porque mi esposo se la compró a su papá. Hemos tenido diferentes cultivos, como girasol, fríjol, granadilla… Estuvimos en una lucha constante tratando de solucionar los papeles de la finca, ibamos a varias partes, pero no habíamos podido adquirir los papeles de propiedad del terreno, pero gracias a la Agencia Nacional de Tierras (ANT) ya esos papeles son una realidad, por eso hoy estamos muy agradecidos”, indicó Ledin María.

Ledin María Franco, como bien lo señala, es apasionada cultivadora de girasoles, actividad que realiza con determinación junto a su esposo, Luis Álvaro Franco. De hecho, en su predio de cinco hectáreas aprendieron de la mano el cultivo de esta flor, que hoy es parte fundamental de su sustento.

Hoy, tras años de lucha, se siente orgullosa de lo que ha logrado en su predio. Sin embargo, casi con nostalgia, advierte que es lamentable que ya la gente no quiera trabajar en el campo.

“El campo es crecimiento, ganancia y amor, es futuro para las familias. Todos los campesinos debemos tener los títulos de nuestros predios. Ser dueños de la tierra nos permite crecer y seguir explotando el suelo”.

Agrega que ella y su esposo seguirán sembrando la semilla de girasol, para luego trasplantarla y seguidamente permitir que ella solita, con el girar del sol, haga lo demás.

“Es una flor agradecida”, puntualiza Ledin al referirse al girasol. Y seguramente es ese mismo agradecimiento que ella hoy siente con la Agencia Nacional de Tierras por ayudarla a conseguir su título de propiedad, con el que planean conseguir beneficios como créditos, subsidios y acompañamiento para tecnificar su cultivo, lo cual le permita convertirse en la más exitosa vendedora de girasoles de la región.

Con información de la Agencia Nacional de Tierras.

Sigue leyendo