La Veintitrés
Compartir en redes sociales

Politinotas 34

Por Rafael Zuluaga Villegas

EL CARTEL DE “LOS PREPAGOS” 

Parece que los congresistas de Colombia, tan pudientes ellos, además de tener medicina prepagada, “son prepagos” y por eso son tan indolentes, pero en especial los nueve miembros de la comisión VII del Senado que votaron el archivo del proyecto de reforma del sistema de salud que impulsa el gobierno. Los han denominado “congresistas prepagos”, pues en los pasados comicios sus partidos y ellos fueron patrocinados por las empresas promotoras de salud (EPS). Por eso estaban impedidos ética y legalmente para tomar esa decisión. Aquí están, estos son…“los padres de la patria”: Norma Hurtado, del partido de la U; Honorio Henríquez y Alirio Barrera, del Centro Democrático; Lorena Ríos, de Colombia Justa Libres; Nadia Biel Scaff y José Marín, del Conservador; Miguel Pinto, del Liberal; Berenice Bedoya, de la Alianza Social Independiente (ASI), y Ana Paola Agudelo (Mira). Ahora, por todas las redes sociales los citados aparecen en un cartel de los comprados o vendidos o fletados, y por eso ya empezaron a motivar a los ciudadanos para que en próximas elecciones no voten por “tales patriotas”.

PÁNICO DE LOS MEDIOS DE DERECHA

Aterra que los grandes medios de comunicación celebren la noticia del archivo del proyecto de reforma de la salud con titulares sesgados en los cuales hablan de que el gobierno de Petro sembró un caos en el sistema; pronostican muertes, causan pánico, y editorializan con falacias en el sentido de que la iniciativa oficial es un peligro, bajo argumentos de una crisis como si fuera nueva, pero sin reconocer que la misma viene de años atrás. No informan ni explican, o algunos lo hacen tímidamente, que la situación es causada por las mismas EPS que a sabiendas de que manejan dineros del Estado, les deben multimillonarios recursos a hospitales, clínicas y proveedores, cerca de $12 billones (cifras a 30 septiembre del Ministerio de Salud). De esta forma, la gran prensa, con mentiras y engaños, y los partidos tradicionales de la derecha, se han convertido abiertamente en los enemigos de la reforma.

LOS VERDADEROS DERROTADOS

Los que celebraron la caída de la reforma al sistema pernicioso de la salud en manos de las EPS, no se cansan en decir que el derrotado fue el presidente Gustavo Petro, pero ignoran que los verdaderos derrotados son los usuarios, pacientes, hospitales públicos, personal médico, enfermeros, auxiliares, proveedores y en general, la ciudadanía. Los felices triunfadores y “mermelados” repiten falsamente que la reforma era un paso a la estatización de la salud, lo cual es falaz, pues son las empresas privadas como intermediarias las que manejan los recursos de la salud que son dineros públicos. No son sus propios recursos, son del Estado. Si la mafia de las EPS está manejando los dineros estatales para beneficio de sus socios, “hay que quitarles esa teta”, lo que para ellos es un negocio.

“SATANIZACIÓN” POR MEDIDAS DEL GOBIERNO

No contentos con el archivo del proyecto de reforma del sistema de salud, la oposición no ocultó su bravuconada por las medidas adoptadas por el gobierno nacional sobre la intervención forzosa administrativa de carácter preventivo de las EPS Sanitas y Nueva EPS por su crítica situación financiera, con el objeto de fortalecerlas y puedan contar con las condiciones necesarias para prestar sus servicios. De ahí que empezaron a “satanizar” las decisiones oficiales al calificarlas como una expropiación, para asustar a la gente, ignorando que ese es un proceso totalmente diferente. No es la primera vez que se intervienen este tipo de empresas, pues por lo menos, un centenar de EPS han pasado por igual situación y hasta liquidadas en los gobiernos de Uribe, Santos y Duque, pero como ahora lo hace Petro, entonces, eso sí es malo.

LA INTERVENCIÓN ESTATAL, CONSTITUCIONAL

Parece que muchos ignoran que el gobierno tiene la facultad constitucional y legal de intervenir las actividades privadas, y más cuando tienen incidencia en lo público. El artículo 334 de la Constitución Política deja muy claro que “la intervención debe dirigirse a ciertos propósitos específicos, tales como el mejoramiento de la calidad de vida, la distribución equitativa de las oportunidades, el acceso efectivo a los bienes y servicios básicos, o el desarrollo armónico de las regiones”. De igual manera, hacen parte del universo de mecanismos intervencionistas las normas que someten “una actividad a un régimen especial de inspección, vigilancia o control, o las que establecen la necesidad de una licencia previa o el cumplimiento de unos requisitos mínimos para entrar a determinada actividad”. Y esto es lo que hizo el gobierno, por medio de la Superintendencia Nacional de Salud.

EL COLMO DE LA ESTUPIDEZ RADIAL

Comentaristas y locutores encabezados por el parcializado comunicador Néstor Morales de Blue Radio, cuñado del expresidente Iván Duque, en uno de esos espacios de la semana pasada discutieron con sesgo y perversidad porque Petro usa cachucha en los actos públicos e inclusive, en el palacio de Nariño. En su “cháchara” radial generaron rumores malintencionados, y propalaron hipótesis en el sentido de que Petro se quiere parecer a Ortega, el presidente de Nicaragua; que a Alejandro Char, el alcalde de Barranquilla; que es la imagen para emprender su nueva constituyente; que oculta algo, que no se deja ver las patillas, en fin, hasta crean suspicacias de posibles enfermedades. Me recuerda cuando lo criticaban por usar correa de cuero y reloj fino, zapatos marca Salvatore Ferragamo, como si para demostrar ser de izquierda tuviera que andar a pie limpio o en alpargatas. Es el colmo de la estupidez y la mediocridad en la radio.

¿PUYA O INCOHERENCIA?

Me causa curiosidad un trino del excongresista y expresidente del partido conservador Omar Yepes Alzate, hoy militante de Nueva Fuerza Democrática, cuando se refiere a la decadencia de los partidos y de la política. A veces me suena incoherente lo que afirma, o si es un puyazo; vaya uno a saber a qué se refiere y a quiénes se dirige con uno de sus últimos mensajes en X, antes twitter. Leamos: “Nunca antes como ahora habían prevalecido tanto los intereses sobre los principios. Eso habla bien sobre la decadencia de la política y la precariedad de las organizaciones partidistas”. ¿Será que Yepes Alzate con este mensaje hace alusión a los patrocinados por las EPS, los senadores del Centro Democrático, de la U, del Liberal, de otros partidos de garaje, e inclusive del conservatismo al que perteneció, y que hundieron la reforma del sistema de salud, más por sus intereses personales que por los del país y en contra de sus principios?

Pildoritas Políticas de Politicón

**** Se garantizará en los hospitales públicos del país la atención a los usuarios sin ninguna limitación ni barrera de acceso, anunció la junta directiva de la Asociación Colombiana de Empresas Sociales del Estado y Hospitales Públicos (ACESI), ante la intervención administrativa sobre Sanitas y Nueva EPS, y el control de otras similares.

**** “El periodismo como contrapoder”, titula la charla que ofrecerá la periodista Cecilia Orozco Tascón, el próximo miércoles a las 10:00 a.m. en el auditorio auxiliar de la Universidad de Manizales, con motivo de los 30 años de creación del programa de comunicación social y periodismo.

***** Cecilia Orozco T. fue directora de Noticias Uno durante 13 años, columnista de El Espectador, y premio nacional de periodismo Simón Bolívar, a la vida y obra de un periodista el año pasado.

***Pregunta de Politicón: ¿Por qué las EPS no tienen recursos para pagar a los hospitales públicos, quebrados por culpa de esas entidades, pero si tienen para patrocinar campañas políticas?

*** “Los que nos meten miedo con el relato de que nos van a quitar todo, son los que siempre nos han quitado todo”: Chascarrillo ajeno tomado de las redes sociales.

Columna de opinión

Las opiniones expresadas en las columnas de opinión son de exclusiva responsabilidad de su respectivo autor y no representan la opinión editorial de La Veintitrés.

Sigue leyendo